Standard &Poor’s deja la deuda de España a un escalón del bono basura

20121011-031941.jpg

Cree que las previsiones del Gobierno son demasiado optimistas. El informe menciona las ‘fricciones’ entre Gobierno central y autonomías.

La agencia de calificación Standard & Poor’s rebajó este miércoles la nota de la deuda española al nivel de la de Azerbaiyán, Croacia o Islandia y a un paso del llamado ‘bono basura’. Los analistas de S&P alertan a los inversores de la incertidumbre política y de la tensión social en España además de la ineficacia de la Unión Europea.

La agencia considera que la deuda española merece ahora una nota de ‘BBB-‘, es decir dos escalones menos que la que tenía hasta ahora. Esta calificación se utiliza para países con una “capacidad media para devolver el dinero prestado” y no se considera una recomendación a la inversión. El siguiente nivel en esta agencia, ‘BB’, ya es una nota “media baja” y “un poco especulativa”, con “riesgo” para los inversores expuestos, lo que en el argot se llama “territorio basura”. Aún quedan cuatro grados con sus distintos matices en forma de más o menos hasta llegar a la suspensión de pagos, pero perder las tres B ya es entrar en notas que desaniman a la inversión.

La agencia considera que las previsiones económicas del Gobierno son demasiado optimistas y que la recesión será más profunda de lo esperado por lo que el Ejecutivo se está quedando ‘sin opciones’, una descripción habitual en otros informes. Pero en éste la preocupación de Standard & Poor’s parece ser también más política.

“Desde nuestro punto de vista, la capacidad de las instituciones políticas españolas (tanto internas como multilaterales) para hacer frente a los difíciles desafíos planteados por la actual crisis económica y financiera está disminuyendo”, dice la agencia, que apunta directamente a las manifestaciones y a la tensión de los Gobiernos locales y regionales como el obstáculo para que el Ejecutivo aplique reformas y recortes.

“Con elecciones regionales aproximándose y muchas Comunidades Autónomas atravesando importantes dificultades financieras, las tensiones entre el Gobierno central y las regiones están creciendo, lo que hace que los resultados de las políticas económicas y fiscales se diluyan. Estas crecientes dificultades internas limitarán, en nuestra opinión, las opciones políticas del Gobierno central”, explica la agencia con sede en Nueva York, pero que elabora sus informes con sus analistas en Londres, Madrid y Barcelona.

Compromiso de la zona euro
La agencia neoyorquina también apunta al habitual caos de la Unión Europea, incapaz de respetar los acuerdos negociados durante años. «El marco político entre los países de la eurozona que en nuestra opinión aún carece de previsibilidad», se queja Standard & Poor’s. En particular, señala que Alemania y otros países están cuestionando el pacto del Consejo Europeo de junio por el que el fondo de rescate podría prestar directamente dinero a los bancos en apuros. La agencia dice que no rebajó la calificación de España en agosto porque creyó en el compromiso de la zona euro que ahora no está tan claro.
Las informaciones contradictorias del Gobierno Rajoy sobre si quiere o no pedir más ayuda financiera a sus socios del euro también han contribuido a la rebaja del ‘rating’. La agencia apunta a que el rescate podría ser la única solución y lamenta por igual las dudas desde Bruselas.
Los analistas de Standard & Poor’s, que ya han rebajado también la calificación del fondo de rescate de la zona euro, se quejan una vez más de la lentitud de la Unión Europea ante una crisis que, para Europa, estalló tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008.

“La trayectoria incierta y el retraso de las decisiones políticas en la eurozona están afectando a la confianza empresarial y de los consumidores y, por tanto, a la capacidad de la economía española para crecer”, explica la agencia, que se queja de la escasa ayuda del Banco Central Europeo.

“Desde 2008, las respuestas políticas por parte de las autoridades políticas y monetarias europeas no han sido, en nuestra opinión, efectivas para revertir de forma permanente las difíciles condiciones de financiación a las que se enfrenta una gran parte del sector privado español”, explica la agencia, que recuerda que mientras que en los últimos meses los tipos de interés han disminuido para las grandes empresas, las pequeñas y medianas (que emplean al 76% de la fuerza de trabajo nacional) pagan para financiarse a cinco años un tipo de interés medio del 6,6%, casi dos puntos más que en 2009.
La última rebaja de la nota que realizó S&P sobre la solvencia de España se produjo a finales del pasado mes de abril. En aquella ocasión, se revisó la calificación de la deuda a largo plazo desde A hasta BBB-, alegando que la trayectoria presupuestaria se iba a deteriorar, entre otras razones.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/10/10/economia/1349903118.html