Menú Cerrar

Siete de cada diez familias pobres no pueden garantizar una alimentación sana a sus hijos

pobreza

Cruz Roja sitúa el umbral de miseria en Catalunya en los 566 euros al mes.

Siete de cada diez familias en situación de riesgo atendidas en los programas de pobreza por la Cruz Roja en Catalunya no pueden garantizar una alimentación saludable para sus hijos y un 63% viven en condiciones de miseria, con unos ingresos familiares por debajo de los 566 euros mensuales. 

Estos son algunos de los datos más relevantes del cuarto estudio del Observatorio de Vulnerabilidad de la Cruz Roja de Catalunya, que ha presentado su presidente, Josep Marquès, quien ha advertido que la situación es muy grave “y está poniendo en riesgo el desarrollo socioeducativo de nuestros menores, que son el futuro de nuestra sociedad”.

El estudio ha encuestado a 737 familias con hijos de 3 a 12 años que han recibido ayuda humanitaria de la Cruz Roja durante el 2012, y el 38% de ellas han reconocido que no pueden pagar el comedor escolar de sus hijos, un 13% más que en julio de 2011, que es la garantía de tener al menos una comida sana al día.

Ocho de cada diez familias en situación de vulnerabilidad no pueden facilitar a sus hijos todo el material que necesitan para ir a la escuela, un 60% no pueden disponer de todos los libros de texto y un 34,4% de los encuestados reciben ayudas públicas para la escolarización de sus hijos, aunque en una menor proporción que en cursos anteriores.

Verdura, pescado o fruta

Según el estudio, un 70,3% de las familias encuestadas no pueden garantizar que sus hijos coman alimentos frescos, verdura, pescado o frutas, o darles carne o pescado dos veces a la semana, lo que hace que el comedor escolar sea “ya no un instrumento para la conciliación familiar como era antes, sino una necesidad”, ha explicado Marquès.

Por este motivo, el presidente de la Cruz Roja de Cataluña ha anunciado que este año triplicarán los recursos que destinan a las ayudas escolares, incluidas las becas comedor, y que preparan un nuevo programa humanitario para poder suministrar desayunos y meriendas para las familias con hijos necesitadas. “Recordemos que el curso lectivo dura 170 días, y el año tiene 365, por lo que hay muchos días que estos niños no tienen una alimentación sana garantizada”, ha advertido Marquès.

El año pasado, la Cruz Roja de Cataluña atendió a 80.523 niños, de los que 3.138 recibieron ayudas escolares y 36.807 se beneficiaron del programa de alimentos de los excedentes de la UE, y un 66,5% de las familias atendidas debutaron como beneficiarias de la organización humanitaria, muchas de ellas derivadas de los servicios de asistencia social pública.

11% sin ingresos

El perfil medio de las familias con hijos atendidas por la Cruz Roja es de una pareja en paro, con una edad entre 36 y 45 años, con dos o más hijos, que viven con la prestación de la Renta Mínima de Inserción o del desempleo, un 48,7% de ellas con ingresos inferiores a 550 euros al mes y un 11% sin ningún tipo de ingreso.

Otro dato preocupante del estudio es que el 55,6% de los niños cuyas familias son atendidas por la Cruz Roja viven en una situación de “privación material severa”, es decir, no pueden comer carne una vez a la semana, no pueden hacer actividades extraescolares, no pueden vivir con una temperatura adecuada en su hogar y sus padres no pueden hacer frente a un imprevisto de 500 euros.

Un 18,5% de los niños de las familias encuestadas viven en hogares que no reúnen las condiciones mínimas de habitabilidad, ya sea porque no tienen suministros básicos de agua, luz o electricidad, viven en caravanas o en habitaciones realquiladas.

Afecta a los sentiemientos de los menores

El estudio revela que un 50% de las familias no puede pagar la cuota del AMPA, un 52% no puede sufragar actividades extras en horario lectivo, un 79% no hace actividades extraescolares, un 77,7% no ha podido cubrir todas las necesidades de escolarización de sus hijos, un 76,6% de las familia consideran que esta situación afecta al resultado escolar de sus hijos y un 77,1% que está afectando a la dignidad y a los sentimientos de los menores.

Josep Marquès ha resaltado que el agravamiento de la situación de pobreza infantil, que en Cataluña afecta al 26,4% de los menores, está provocando una situación de desigualdad de oportunidades en las aulas, hará aumentar el fracaso escolar y está generando situaciones que afectan a la dignidad de los menores. [elperiodico.com]