Entre los fallecidos en la catástrofe aérea se encontraban vecinos de Sant Just, Sant Joan Despí, Pallejà, Esplugues y Collbató

Los investigadores descartan que el avión explotara en vuelo

La tragedia aérea de ayer ha dejado un balance de 150 fallecidos, 51 de nacionalidad española. Un día después del fatídico accidente, se van conociendo más detalles de las personas que viajaban en el avión Airbus-320, algunas de ellas vecinas de la comarca o con estrecha relación.

Según ha comunicado el Ayuntamiento de Sant Just Desvern, tres de las víctimas eran jóvenes ingenieros trabajadores de la empresa Weidmüller, con sede en este municipio del Baix Llobregat, dos de los cuales pertenecían a familias de Sant Just. La empresa Weidmüller, ubicada en el polígono industrial del Sud-Oeste, se dedica a la fabricación de componentes para la tecnología de conexión eléctrica.

En el avión siniestrado también viajaba un vecino de Castelldefels, así como un trabajador de Bayer, con sede en Sant Joan Despí, y una profesora de la escuela Joan Perich i Valls de la esta última ciudad. La mujer era vecina de Sant Joan y esposa también de un empleado de la multinacional farmacéutica.

Nada más conocerse la noticia, el alcalde Antoni Poveda se puso a disposición de la empresa ofreciendo la ayuda del municipio por todo aquello que consideraran necesario.

Por su parte, el Ayuntamiento de Pallejà también comunicó ayer por la noche en su cuenta oficial de twitter que dos de los pasajeros del vuelo de Germanwings eran vecinos de la población.Y el de Esplugues ha informado esta mañana que entre las víctimas hay tres familias del Colegio Alemán afectadas, una de ellas residente en el municipio.

Collbató también ha decretado tres días de duelo tras confirmar que en el vuelo siniestrado ayer en Francia viajaba un vecino de la localidad. El hombre era de origen alemán y viajaba a Alemania por motivos de trabajo.

La víctima trabajaba en una empresa de Sant Esteve Sesrovires dedicada a la automoción; estaba casado, tenía un hijo de corta edad y su mujer estaba embarazada de su segundo hijo.

El Ayuntamiento de Collbató ha puesto a disposición de la familia todos los recursos que necesite y está haciendo las gestiones necesarias para atender a la familia y coordinar los servicios de atención psicológica y de información.

Fuente: elfar.cat