Los sindicatos convocarán protestas el 19 de febrero y auguran un aumento del descontento social que lleve a una huelga general

Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo han denunciado hoy la “falta de autonomía” del Gobierno del PP a la hora de realizar una reforma laboral que, según el texto publicado hoy por el BOE, “agrava” la recesión y “acelera” el momento en que se alcanzará la cifra de seis millones de parados. Los líderes de UGT y CCOO han convocado a los ciudadanos a una jornada de protesta el próximo domingo día 19 como inicio de un proceso de movilizaciones que conducirá o no a una huelga general.

Tras un análisis del texto de la reforma aprobada ayer por el Gobierno, las directivas de ambos sindicatos consideran que responde a una “imposición” del FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea como si España fuera un país intervenido. Se deja al despido como una salida ante la crisis, precariza el mercado laboral y empobrece a toda la sociedad. “A los padres los van a echar del trabajo y a los hijos los van a contratar baratos y en precario”, ha dicho Méndez sobre las consecuencias sociales de la reforma.

El Gobierno solo ha fomentado la “obsesión” de los empresarios por el despido y, tomando como coartada la crisis, “recorta” derechos de los trabajadores.

Los sindicatos van a emprender una profunda labor de información sobre los cambios en el mercado de trabajo entre los ciudadanos. Aunque reconocen que la preocupación de la sociedad por la situación económica juega como aliada del Gobierno, Méndez y Toxo están convencidos de que el rápido deterioro social que supondrá la reforma se volverá contra el Ejecutivo y será la palanca para una movilización más amplia. El momento de la huelga general “no lo va a dictar el Gobierno”, ha dicho Toxo, que espera que el rechazo a la reforma no sea fruto de un “momento explosivo”.[elPeriódico.com]

Deja un comentario