La oposición en bloque fuerza al Parlament a pronunciarse sobre los recortes del Govern

Barcelona. (EFE).- Los grupos parlamentarios de la oposición han presentado este jueves en bloque una propuesta de resolución conjunta que insta al Govern a readaptar sus presupuestos para 2012 al nuevo escenario macroeconómico, menos optimista que el contemplado en las cuentas de la Generalitat aprobadas el pasado mes de febrero.

La resolución, que se votará esta tarde en la última sesión del pleno monográfico sobre los recortes iniciado ayer en el Parlament, viene firmada por los grupos de PSC, PPC, ICV-EUiA, ERC, así como los subgrupos de Solidaritat Catalana y Ciutadans. Ante la “nueva previsión de ingresos que contemplan los Presupuestos Generales del Estado para 2012 y las repercusiones directas que tendrán sobre los presupuestos de la Generalitat -dice el texto-, el Parlament insta al Govern a elaborar y aprobar por acuerdo de gobierno un programa de adecuación” de las cuentas catalanas “a los nuevos escenarios macroeconómicos” y a las previsiones de ingresos elaboradas por el Gobierno español.

Las previsiones de ingresos de las cuentas catalanas se sostienen sobre la base de unos cálculos que en julio de 2011 el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero trasladó a las comunidades autónomas, unas previsiones sustancialmente por encima de las que arrojan los presupuestos presentados por el Gobierno de Mariano Rajoy. Además, se emplaza al Govern a remitir al Parlament este “programa de adecuación presupuestaria” para que se pronuncie en sesión plenaria antes de las vacaciones de verano, con el fin de intentar recabar el máximo apoyo de las fuerzas parlamentarias y la “legitimidad ante la ciudadanía”.

Este texto, consensuado por la oposición, resulta menos comprometedor para el Govern que la propuesta que ha querido registrar el PPC, para que quede constancia de su voluntad inicial, y que insta al ejecutivo de Artur Mas a “tramitar como proyecto de ley” la modificación de los presupuestos catalanes para 2012. Su tramitación como proyecto de ley obligaría al Govern a abrir una nueva y difícil negociación en busca del aval de al menos algún grupo opositor, para evitar el rechazo parlamentario a las cuentas. Pero según lo previsto en la propuesta pactada en bloque por la oposición, el programa del Govern deberá simplemente ser debatido en el pleno del Parlament y, al final de la sesión, los grupos podrán presentar propuestas de resolución en las que expresen su opinión sobre el plan presentado. Por otro lado, todos los grupos, salvo CiU, han presentado sus propuestas de resolución, entre las que destacan un plan contra la pobreza reclamado por el PSC, un control presupuestario más férreo por parte del Parlament solicitado por el PP catalán, y un impuesto sobre la grandes fortunas y la energía nuclear presentado por ICV-EUiA.

Un gran pacto social, reclama el PSC Las propuestas de los socialistas se basan en la idea de un gran pacto social, entre cuyos pilares claves estaría un programa de último recurso para materializar en medidas concretas el pacto contra la pobreza que aprobó el Parlament. La filosofía de las propuestas de los socialistas se fundamenta asimismo en que quienes más tienen deben pagar más impuestos, por lo que, entre otras medidas, insisten en pedir un impuesto a las grandes fortunas. El PSC ha aprovechado su catálogo de propuestas para pedir al Govern que antes de que acabe el año inicie las conversaciones con el Gobierno español, “en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera y de las comisiones bilaterales respectivas”, “para actualizar el modelo de financiación de las autonomías de régimen común”, reza el documento socialista. También insta al Govern a que someta las conclusiones de la comisión del pacto fiscal a debate en el Parlament antes de que acabe el actual periodo de sesiones, que concluye en julio, algo que asimismo reclama ERC en sus propuestas. El PPC pide eliminar ’embajadas’ Por su lado, el PP catalán dedica buena parte de sus resoluciones a exigir a CiU, cuyas cuentas de 2011 y 2012 han salido adelante gracias a los populares, una mayor transparencia presupuestaria en el Parlament. Los populares insisten además en pedir a los nacionalistas que eliminen subvenciones a su juicio superfluas, así como que reduzcan las empresas públicas de la Generalitat en un 25% antes de que concluya 2012.

Otra petición del PPC que aparece en estas resoluciones es la de que el Govern de Artur Mas cierre las delegaciones de la Generalitat en Londres, París y Berlín como medida de ahorro. ICV reclama nuevos impuestos Desde ICV-EUiA, se propone una batería de medidas con el objetivo de incrementar los ingresos y evitar así recortes sociales, como la creación de un impuesto sobre las grandes fortunas, otro sobre la energía nuclear o recuperar el impuesto de sucesiones para las rentas más altas. ICV-EUiA justifica esta nueva política fiscal para incrementar los ingresos de la Generalitat y garantizar de esta manera la sostenibilidad y la calidad de los servicios públicos, para los que ha presentado un paquete de medidas en otra de sus propuestas de resolución en defensa del Estado del bienestar.

En el ámbito de la sanidad, los ecosocialistas reclaman impulsar un Plan para garantizar la calidad de la asistencia en los centros hospitalarios que, en opinión de esta formación, se ha visto gravemente afectada por los recortes así como la elaboración urgente de un Plan de choque para reducir las listas de espera.