La AMB prioriza las políticas sociales

La nueva Área Metropolitana de Barcelona (AMB), constituida el pasado mes de julio para afrontar los problemas y necesidades de los 36 municipios de la conurbación de Barcelona (entre los que figuran 23 del Baix Llobregat), ha presentado esta semana su primer Plan de Actuación Metropolitano 2011-2015, con la voluntad de consolidar la institución y coordinar políticas que impulsen el desarrollo económico y ayuden a salir de la crisis económica.

Con estos objetivos sobre la mesa, el vicepresidente ejecutivo de la AMB y alcalde de Cornellà, el socialista Antonio Balmón, ha avanzado que en el mes de abril se aprobará un plan social “porque el objetivo de la institución es afrontar la crisis, mantener la inversión, ayudar a las personas y estimular la economía del territorio”. Primer plan social, este plan incluirá una partida de 7,5 millones de euros para subvencionar los planes de ocupación que promueven los municipios metropolitanos, y otros 10 millones para que los ayuntamientos puedan descontarse las aportaciones que deben hacer a la AMB si los consistorios justifican que este dinero se destina a gasto corriente de servicios sociales, como la atención domiciliaria y la teleasistencia. “Este plan social es fruto de la constatación de que a las personas hay que ayudarles, y de la necesidad de estimular planes de empleo que ayuden a quienes lo están pasando mal”, apuntó Balmón. Por su parte, el presidente del nuevo gobierno metropolitano y alcalde de Barcelona, Xavier Trias, abogó por “diseñar políticas de intervención social, de promoción económica y de desarrollo estratégico”.

El Plan de Actuación Metropolitano, que fue aprobado de manera unánime por el consejo de alcaldes, concreta un total de 12 objetivos prioritarios. Entre estos, destaca la redacción de un plan para mejorar la movilidad del área metropolitana, mantener las actividades de conservación y promoción de las playas, parques y espacios fluviales, y llevar a cabo una revisión del entramado de empresas que dependen de la institución “para racionalizarla y gestionar mejor la recogida de residuos, el ciclo del agua y el transporte”, según explicó el vicepresidente Balmón.

Así mismo, está previsto mantener “el sentido social” de las políticas de vivienda y empezar a redactar el Plan director urbanístico metropolitano y planes de movilidad, sostenibilidad y residuos. Además, se propone un nuevo sistema tarifario y lograr una financiación estable del transporte público metropolitano, con la elaboración de las leyes pertinentes que fijen el compromiso de la Generalitat y el Estado; estudiar la extensión de los servicios de transporte público al conjunto de los 36 municipios de la conurbación de Barcelona; desarrollar el Programa Metropolitano de Gestión de Residuos Municipales (PMGRM) y conseguir la suficiencia económica del sistema metropolitano del tratamiento de residuos; consolidar la institución como autoridad ambiental y formular el Plan de Sostenibilidad del AMB.[M. J. Espinosa elfar.com]