Esplugues deja al ex concejal del PDeCAT como no adscrito en medio de su lucha judicial contra unos supuestos casos de corrupción en el partido

Resultado de imagen de albert comellas

Albert Comellas: “No dejaré que un partido que tiene que ser instrumento de gobierno se convierta en una secta destructiva de la moralidad pública” | Comellas alerta de la desprotección de los cargos electos y funcionarios que levantan la voz ante comportamientos ilícitos en la administración pública | El Consell Nacional del PDeCAT del 13 de enero, famoso por el adiós a Mas, desestimó el recurso de Comellas sin tan siquiera debatirlo.

El Pleno Municipal de Esplugues ha dado cuenta, definitivamente, de la expulsión de Albert Comellas del grupo municipal del PDeCAT que pasará a ser concejal no adscrito. Lo hace tras la interpretación que el secretario del Ayuntamiento hace del reglamento municipal del consistorio que, según Comellas, da pie a una posible vía administrativa que está valorando por otorgar a los partidos poder sobre un cargo electo: “Los grupos municipales los crean y sostienen los cargos electos, no los partidos”, opina el nuevo concejal no adscrito.

Es un episodio más de la batalla que él, prácticamente solo, está llevando contra siete dirigentes del partido local y contra la propia agrupación. Tal y como ha explicado El Llobregat, Comellas denuncia supuestas amenazas y/o coacciones, así como un presunto delito de proposición a la malversación pública después que, según él, los denunciados pidieran que el partido tuviera libre acceso a la cuenta corriente del grupo municipal, así como contratar a un asesor de comunicación con este dinero para fines exclusivos del partido.

De hecho, Comellas aprovechó el pleno municipal para alertar de la desprotección de los cargos electos y funcionarios que no se abrazan a la ley del silencio y que levantan la voz contra supuestos comportamientos ilícitos: “Los cargos electos y funcionarios tienen que poder cumplir el código de buen gobierno sin miedo a represalias ni ‘vendettas’”, ha dicho a la alcaldesa de la ciudad, Pilar Díaz, a quien pedía también más prevención e incentivo de la concienciación social frente a la corrupción. “Los dineros públicos son públicos des del primer hasta el último euro. Y así los considera el equipo de gobierno y este concejal. Los concejales y funcionarios estamos obligados a denunciar por la vía penal las tentativas de malversación de caudales públicos que nos dirijan los particulares. Si no lo denunciáramos, restaríamos inhabilitados como cargo público. Y en esta vía estoy, como impulsor”.

Efectivamente, Comellas ha llevado a la justicia el caso, además, con grabaciones y testimonios: “Si no tuviera estas grabaciones o testimonios, no tendría caso”, critica desde el punto de vista de la falta de apoyo y control de la administración: “El gobierno está obrando de manera prudente y lo entiendo porque es una cosa de partido, pero siempre están a tiempo de sumarse”. Un apoyo que sí que ha encontrado en el Síndic de Greuges y la Oficina Antifrau de Catalunya, que ya ha abierto una investigación y cuenta, bajo permiso del juez, con el mismo material: “Es una suerte que tengamos estas instituciones en Cataluña”.

En concreto, Comellas ha iniciado la vía penal, primero, contra los siete investigados por un posible delito de amenazas y/o coacciones (en proceso de diligencias) y, segundo, por un posible caso de proposición a la malversación de caudales públicos, caso que se encuentra en la Audiencia Provincial, que tiene que decidir si este tipo de delitos son imputables en el caso de que se trate de personas civiles (sin cargo electo ni funcionario).

En paralelo, tal y como avanzó El Llobregat, Comellas ha confirmado que pronto introducirá la vía civil contra el partido por su expulsión; más después de que el Consell Nacional del 13 de enero, el célebre por el adiós de Artur Mas, decidiera desestimar su recurso “sin ni siquiera debatirlo”, dice. “Pese a las pruebas contundentes y los testimonios, lo negarán todo hasta llegar a las puertas del juicio oral. Pero va mi buen nombre profesional y no dejaré que un partido que tiene que ser instrumento de gobierno se convierta en una secta destructiva de la moralidad pública”.

Por su parte, el presidente del partido local del PDeCAT, Pere Clota, ha valorado positivamente la expulsión de Comellas del grupo municipal y le ha pedido, tal y como se había comprometido en su momento, que abandone el acta de concejal para que entre otro miembro del partido en el consistorio: “Se ha puesto fin a una situación que nos perjudica en el ámbito local y que arrastramos desde hacía meses”, ha dicho Clota, que asegura que se han llevado a cabo todas las vías posibles de mediación antes y que Comellas ha rechazado. “Hacía falta dar cumplimiento al mandato soberano de la Asamblea Local, que había sido bien clara: Comellas ya no tenía la confianza ni la legitimidad para representar a los asociados del PDeCAT de Esplugues”.

En este sentido, el partido local asegura que las “profundas desavenencias” con Comellas, uno de los principales artífices, según ellos, del acuerdo de gobierno con el PSC, están relacionadas con el referéndum del 1 de octubre.

Fuente: https://www.elllobregat.com/