Erasmus en aprietos

[lavanguardia.com]Catalunya, en especial Barcelona, está entre los destinos favoritos de los estudiantes Erasmus, y sin embargo se trata de una de las comunidades autónomas que menos universitarios aporta a este intercambio europeo. El curso 2009- 2010 cerca del 3% de los universitarios de grado y licenciatura de España participó en programas, según los datos más recientes de la Comisión Europea (CE), lo que significa que 31.158 estudiantes españoles viajaron a otro país para completar su carrera. Catalunya aportó 3.200 estudiantes. La media de Erasmus catalanes respecto del total de matriculados en estudios de grado es del 1,9%, por debajo de la media de España (3%).

 La situación podría agravarse ahora con el fuerte recorte sobre estas ayudas que anunció el Ministerio de Educación el martes pasado, advierten responsables de las universidades y la Secretaria de Universitats i Recerca. El ministerio que dirige José Ignacio Wert pasará de los 62,2 millones de euros invertidos en estas ayudas en el 2011 a los 36,8 millones este año. Este recorte de 26 millones incidirá especialmente en los universitarios catalanes porque las ayudas complementarias que concede la Generalitat están entre las más bajas del Estado. Eso explica que mientras la media de alumnos españoles de intercambio ha ido creciendo hasta el punto de que España es ya el país que contribuye con más participantes al programa, un 14,61% del total -213.266 el curso 2009-2010-, la media catalana permanece estancada desde hace unos cinco años. Los Erasmus tienen distintas vías para financiar su estancia en una universidad europea.

 Están exentos de pagar la matrícula -pagan los créditos en su universidad de origen- y las gestiones administrativas, pero deben costear un piso de alquiler y el viaje, así como los otros gastos del día a día. La CE destina fondos para los estudiantes que participan en este programa, que gestiona una agencia nacional en cada país. La beca que reciben los estudiantes Erasmus de la CE ronda los 160 euros al mes. El Ministerio de Educación completaba hasta ahora esta beca con otros 200 euros mensuales a cada alumno, pero esta cantidad se verá, previsiblemente, reducida a causa del recorte del 40% anunciado. Aparte, aquellos alumnos que cuentan con becas y ayudas al estudio y participan en el programa Erasmus reciben una cantidad mayor del Ministerio mientras estudian fuera (alrededor de 400 euros al mes). Catalunya tiene además una proporción de estudiantes becados sensiblemente menor que la del resto de España (siete puntos de diferencia).

La vida en Catalunya es más cara que en otras zonas de España, y los baremos para recibir las becas al estudio perjudican a los alumnos catalanes a causa de las diferencias en el coste de vida, han lamentado más de una vez desde la Secretaria d’Universitats. Por tanto, si hay menos alumnos becados, también habrá menos alumnos susceptibles de recibir esta ayuda extraordinaria de 400 euros de Educación. Pero parte de la culpa de esta falta de incentivos a la movilidad también recae en la Generalitat de Catalunya. Se trata de uno de los gobiernos autonómicos que menos ayudas propias destinan a sus alumnos Erasmus. Universitats da 200 euros mensuales durante un máximo de seis meses a los 1.500 alumnos de todos los programas de movilidad con mejor expediente académico -además de otros requisitos-. Esto da para ayudar al 46% de Erasmus catalanes en el mejor de los casos -estas becas propias cubren otros programas de movilidad, como el Séneca-. Otras comunidades autónomas, como Andalucía, ofrecen una ayuda de hasta 600 euros al mes a todos los alumnos que se marchan a estudiar fuera. De ahí que, para muchos Erasmus catalanes, la ayuda del Ministerio de Educación sea tan importante. Una ayuda que ahora se reduce a causa de los recortes y que no parece que la Generalitat vaya a asumir. Desde el ministerio se ha dicho que se confía también en que la reducción sea compensada por el aumento de los fondos sociales europeos. La movilidad de estudiantes está entre los objetivos principales del espacio europeo de educación superior.

 La idea es que el 20% de universitarios estudie durante un tiempo en centros de otros países. Siguiendo esta idea y frente a los recortes de España, la dirección general de Educación y Cultura de la CE aprobó en noviembre pasado un incremento del 70% en el presupuesto de los programas de educación y juventud, con especial énfasis en la partida destinada a los Erasmus, porque, según afirman, comportan un valor añadido. “El programa Erasmus es clave, es el programa estrella, es el que más usuarios ha tenido, el que más inversión requiere, pero también el que más contribuye a generar identidad europea entre los jóvenes”, declaró entonces el asesor de la UE en educación, Javier Manuel Valle. La CE debe renovar a partir del 2014 sus presupuestos y hace unos meses se apuntaba que la crisis podría obligar también a recortar la partida de los Erasmus para el periodo 2014-2020. Actualmente, la partida en enseñanza superior -que incluye programas como Erasmus, Comenius y Leonardo- cuenta con 7.000 millones de euros para siete años. La idea es dotarla con otros 15.200 euros para el próximo septenio, aunque también deberán financiar los programas de juventud y voluntariado que ahora no están en la partida. Entre el 2008 y el 2014 se invertirá en el Erasmus un total de 2.800 millones de euros.

 Esta inversión ha ayudado, pues, a difundir la idea de Europa entre los jóvenes, desde 1987, cuando arrancó el plan. En total, 2,3 millones de estudiantes se han beneficiado de este intercambio, con un crecimiento anual del 7% que los recortes nacionales ponen ahora en peligro. Los recortes afectan también a las becas para estudios de idiomas en el extranjeros tanto a alumnos como a profesores.