El ‘wok’ de Esplugues genera menos olores que los pisos

Manifestación por el suicidio del dueño del Wok.

Un informe asegura que el olor a comida en el patio viene de las cocinas de los vecinos.

Por: DAVID PLACER, ESPLUGUES.
Fuente: El Periódico de Catalunya

El último informe municipal que valoró los olores generados por el restaurante chino y wok Han, cuyo dueño se suicidó en abril por las denuncias de los vecinos y los cierres del ayuntamiento, revela que los olores a comida de los patios interiores del bloque provienen de la cocina de los vecinos y no del restaurante.

La inspección, realizada el 18 de mayo pasado por técnicos municipales, concluye que, después de las pequeñas correcciones realizadas por el restaurante (la instalación de una entrada de aire a la cocina y la eliminación de una freidora), el establecimiento solo genera un pequeño olor a comida en el tejado del edificio, algo que considera «aceptable dentro de la convivencia normal». No obstante, los olores a comida producidos en las cocinas de los vecinos son, en ocasiones, superiores en la terraza que los generados por el wok, según el mismo informe.

EL INFORME / El hecho de que las cocinas de los vecinos generan «olores intensos» en los patios interiores fue un aspecto que no se reseñó en los anteriores informes municipales que supusieron el cierre el restaurante en dos ocasiones por las denuncias de los vecinos por olores a comida. El ayuntamiento también destaca que el restaurante fue cerrado en principio porque el sistema de extracción tenía filtraciones, algo que fue corregido por el propietario.

Los vecinos del bloque de alta categoría siempre se opusieron a la apertura de un restaurante tipo wok en su edificio y no dieron tregua al dueño, que se quitó la vida tras destinar una importante inversión a solucionar el problema de los olores.

El hecho de que dos vecinos del bloque mantengan una relación laboral con el ayuntamiento ha levantado las suspicacias de prevaricación entre la comunidad china, los comerciantes y la oposición municipal, algo que rechazó desde un primer momento el gobierno local presidido por la socialista Pilar Díaz, que mantiene que siempre ha actuado de acuerdo con la ley.

Los anteriores informes recomendaban elevar la altura de la chimenea para eliminar los olores generados por el restaurante. El último informe omite esa recomendación.