El menor en coma por la paliza de un grupo de Ñetas pertenece a otra banda latina

20120413-173354.jpg

El joven, de 16 años y nacionalidad ecuatoriana, milita en los Bloods.

[Javier Oms | Xiana Siccardi | Barcelona]
El menor que permanece ingresado en estado de coma a consecuencia de una paliza propinada por miembros de una banda latina pertenece, según fuentes policiales, a otro de esos grupos violentos.

Fuentes conocedoras del caso aseguran que Y.J.P, de 16 años y nacionalidad ecuatoriana, milita en la banda de los Bloods. Por esta última razón, apuntan fuentes policiales, fue objetivo el 28 de octubre de la paliza de una veintena de miembros de Ñetas, 13 de los cuales se encuentran arrestados por la agresión. Seis de ellos están acusados de homicidio en grado de tentativa y robo con violencia, mientras que los Mossos imputan a todo el grupo los delitos de asociación ilícita. Entre los detenidos hay nueve menores de edad, siete de los cuales ya han ingresado en centros vigilados, mientras que los otros cuatro se encuentran en prisión provisional.

Entre los arrestados mayores de edad se encuentran los dos principales líderes de Ñetas en Esplugues, los considerados por la policía como los números uno y dos en la escala de poder de la banda e instigadores de un ataque en el que no participaron.

Según coinciden todas las fuentes consultadas, los agresores, miembros de ‘capítulo’ -sección- de Ñetas en Esplugues de Llobregat, habían planificado un ataque en una plaza de L’Hospitalet contra los Latín Kings. Sin embargo, en el momento de llevar a cabo su ‘caída’ -ataque, en la jerga de las bandas-, únicamente encontraron a dos miembros de Bloods, contra quienes se cebaron golpeándoles con bates de béisbol y palos.

Uno de los agredidos pudo escapar. Sin embargo, Y.J.P recibió una paliza por la que cuatro días después acabó ingresado en coma.

El menor, que permanece ingresado de gravedad en el Hospital de Bellvitge, sufre una meningitis bacteriana con afectación en la médula causada por las heridas en el cráneo a consecuencia de los golpes recibidos, según fuentes hospitalarias.