Menú Cerrar

El Gobierno y el PP esperan que la Infanta no deba pasar por el ‘paseíllo’ antes de declarar

I3ML1MCA73LWNKCAS9P1Q2CA5JTCEXCABXT19UCAT6OX6HCA0EH0EJCAOZYJLDCASCAGWPCAZB2DBNCAV6GNJDCAN2FIUECA0C3CA2CAEO6R5WCAPIBBQYCAXOQ416CA86L3EGCAZ8AN3T

(Agencias).- El Gobierno y el PP confían en que la Infanta Cristina no se verá obliga a acudir a pie a los juzgados de Palma antes de declarar como imputada ante el juez Castro el próximo 8 de febrero y evitarle así el paseíllo, es decir, que acceda a través de la rampa en la que presumiblemente se ubicarán todos los medios de comunicación, cosa que ya ocurrió con su marido Iñaki Urdangarin, cuando éste fue citado a declarar.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha confiado en que la Audiencia de Palma evitará que la Infanta tenga que enfrentarse a “situaciones de carácter previo” que puedan considerarse “perjudiciales” para ella. Gallardón se ha expresado así, en una entrevista en Cope, preguntado si podría evitársele a la Infanta el paseíllo.

En su opinión, “no se deben producir penas paralelas”, así que está “seguro” de que la Sala de Gobierno de la Audiencia de Palma tomará “medidas para evitar” que se dé “una situación de carácter previo que pueda considerarse perjudicial para la persona que acude a declarar”, especialmente “si no es necesario para el buen fin de la declaración”.

De igual forma, el portavoz el Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, ha pedido no hacer un “espectáculo” con la declaración que la Infanta y aboga por la “normalidad”, pero no ha querido entrar en si se debe o no evitar que la hija del Rey se someta a un ‘paseíllo’.

Más clara ha sido la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, quien ha sostenido que la ley de Enjuiciamiento Criminal “hasta ahora” no impone la “pena de paseíllo” a los acusados y ha considerado que vería “estupendamente” que la infanta Cristina entrara en coche para declarar en los juzgados de Vía Alemania de Palma.

Rechazo de la oposición

El resto de formaciones no coinciden con la opinión de los populares. La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, se ha limitado a afirmar que “todos los españoles son iguales ante la ley” y que “según esa premisa hay que actuar”. Por su parte, José Luis Centella, portavoz de la Izquierda Plural, ha exigido al Gobierno que deje de “proteger” a la Casa Real, porque cuando intenta aparecer como “defensa escoba” -ha advertido- “cae en el ridículo”.

Los portavoces parlamentarios de UPyD, Rosa Díez, y del PNV, Aitor Esteban, han rechazado también que se pueda conceder un trato de favor a la infanta Cristina. En declaraciones antes de participar en la Junta de Portavoces del Congreso, Díez y Esteban se han mostrado contrarios a la posibilidad de que la infanta pueda entrar en coche en el tribunal para eludir el paseíllo ante los medios de comunicación hasta la puerta del juzgado donde prestará declaración.

La defensa prefiere que no haya ‘paseíllo’

Aunque inicialmente fuentes de la defensa de la hija del Rey había indicado que no era una prioridad el cómo acceder a los juzgados; Jesús Silva, su abogado, ha afirmado que prefiere que la Infanta acuda a declarar como imputada ante el juez del “caso Nóos” sin “paseíllo” ante las cámaras por la rampa que da acceso a los juzgados de Palma y que el interrogatorio no sea grabado en vídeo, cosa que tiene previsto hacer el juez José Castro.

En declaraciones a la prensa a las puertas de su despacho, Silva ha afirmado que respeta la decisión de las autoridades judiciales, pero que preferiría que a la infanta se le permita acceder en coche directamente al patio de los juzgados de Palma, ahorrándose así el “paseíllo” por la rampa del edificio judicial donde su esposo, Iñaki Urdangarin, y el resto de imputados del “caso Nóos” han caminado ante las cámaras.

Decide Martínez Espinosa

Corresponderá al juez decano de Palma decidir si permite la entrada de la infanta en coche a los juzgados para prestar declaración como imputada, un interrogatorio que el juez del “caso Nóos” prevé grabar en vídeo, como en otras situaciones similares. Silva, que defiende a doña Cristina junto al abogado Miquel Roca, ha reconocido que “no le gusta” que la declaración judicial de la infanta ante el juez Castro se grabe en vídeo, pero ha precisado que respeta esa decisión por ser una cuestión que atañe “a las autoridades judiciales competentes”.

El juez decano de Palma, Francisco Martínez Espinosa, se reunirá previsiblemente con los responsables del dispositivo de seguridad la semana que viene tras reincorporarse al trabajo después de unos días de vacaciones. También habrá que determinar qué calles aledañas a los juzgados se cortan al tráfico y si se permiten concentraciones, en caso de que se convoquen, en las proximidades de la sede judicial de Palma, cuestiones que corresponderán a la Policía y a la Delegación del Gobierno en Baleares.

Aunque faltan 25 días para que la duquesa de Palma declare ante el juez José Castro por presuntos delitos fiscales y de blanqueo de capitales, los juzgados de la capital mallorquina son ya un punto de atención constante para numerosos medios de comunicación que tratan de prever cómo podrán informar del acontecimiento con el mayor detalle posible.

Los balcones del edificio situado frente a la rampa, desde los que se tiene “a tiro” el patio del antiguo colegio salesiano convertido en sede judicial, vuelven a convertirse en potenciales plataformas televisivas para buscar la mejor imagen de un acontecimiento inédito en España.