El Gobierno responde a los sindicatos: “La agenda reformista es imparable”

El Gobierno se mantiene en sus trece y no va a cambiar el grueso de la reforma laboral aprobada por el Congreso de los Diputados “Nuestra agenda reformista es imparable”, ha advertido la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en comparecencia pública desde la Cámara Baja, no ha querido valorar si la jornada de huelga general es un éxito o un fracaso, porque a su juicio es pronto para hacerlo, pero ha resaltado “el dato objetivo” que refleja el consumo de electricidad, un registro que “es menor que en otras convocatorias anteriores”, ha certificado.

Báñez ha lanzado un doble mensaje. Por una parte la firmeza en que “las partes troncales de la reforma no se van a cambiar porque entendemos que son fundamentales para volver a crear empleo y salir de la crisis”, y por otro la evidencia de que permanece abierto el plazo para la presentación de enmiendas al texto por parte de los partidos políticos.

Báñez ha asegurado que los sindicatos son una parte muy importante de la sociedad y que el Ejecutivo cuenta con ellos para establecer un diálogo “abierto y permanente”. A este respecto, ha mostrado su confianza en el compromiso y en la responsabilidad de los sindicatos, “no ya con el Gobierno, sino con los ciudadanos”, y ha añadido que está convencida de que darán lo mejor de sí por el bien de los españoles.

La ministra también ha confirmado que “la jornada se está desarrollando con normalidad, sin incidentes graves y con respeto a los servicios mínimos” pactados. La titular de Empleo ha señalado que el Gobierno hace lo que tiene que hacer y que realiza todo lo que está en su mano para garantizar los derechos constitucionales del ejercicio de huelga y de trabajar para quien quiere hacerlo.

Preguntada por la posibilidad de que el Gobierno se plantee la reforma de la ley de huelga, Báñez ha asegurado que este cambio no es una prioridad y que tampoco es un tema que estuviera en el programa electoral con el que el PP concurrió a las elecciones. 

Toxo y Méndez instan al Gobierno a responder a la huelga general sentándose a negociar la reforma laboral.

Toxo y Méndez avisan de un “conflicto social creciente” si el Gobierno no negocia.

Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, líderes de CCOO y UGT, han pedido al Gobierno que tome nota del seguimiento de la huelga general y la asistencia a las manifestaciones y ponga en práctica el diálogo del que tanto habla para cambiar la reforma laboral. Los líderes sindicales han cifrado en un 77% el seguimiento medio de la huelga, que ha sido más alto en la industria y los transportes (el 97%) y menor en las administraciones públicas (el 57%).

 Para Toxo y Méndez, es un “éxito de afirmación democrática y constitucional”. La huelga, han dicho, “es el medio, el fin es que el Gobierno se siente a negociar” los cambios de la reforma laboral. “No vamos a cejar en nuestro empeño para cambiar una norma que es dañina y ahonda en el agujero de la recesión y la destrucción de empleo”, ha dicho el secretario general de UGT.

El secretario general de CCOO ha instado al Gobierno a dar una señal, a ser posible antes del Primero de Mayo, de que ha escuchado el mensaje de la calle y da un giro a su política. “De lo contrario –ha dicho Toxo– habrá un conflicto social creciente”.

Más de 10 millones

Según los datos facilitados por los convocantes, el paro habrá sido seguido al final de la jornada por casi 10,5 millones de asalariados de los 14,8 millones con derecho a hacer huelga y descontando al casi 1,3 millón de trabajadores que han realizado servicios mínimos.

Las centrales también toman el dato de consumo eléctrico para comparar con otras convocatorias similares anteriores, como la del 2010. Y aseguran que el consumo de electricidad para usos productivos ha bajado el 88%. En todo caso, no están dispuestos a entrar en una guerra de cifras con el Gobierno porque están persuadidos que el termómetro del malestar social será la asistencia a las manifestaciones de esta tarde.

Presupuestos del Estado

UGT y CCOO consideran que si España está al límite, como han dicho los organismos internacionales, es por la política del Gobierno. También han advertido contra las medidas que pueda contener el proyecto de presupuestos generales del Estado que se aprueba mañana. Las cuentas “se pueden convertir en el ariete para agravar la destrucción de empleo y ahondar en las diferencias sociales”, ha dicho Méndez.

Desde mañana las centrales darán un paso más contra la reforma laboral. Pedirán al Defensor del Pueblo que presente el recurso, presentarán una queja por vulneración de derechos ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y pedirán a los grupos parlamentarios que aceleren el debate de la iniciativa legislativa popular que presentaron en el 2010 con el respaldo de más de un millón de votos. [elperiodico.com] [lavanguardia.com]