El carril bici entre Barcelona y Esplugues se retrasa hasta 2017

Proyecto-del-nuevo-carril-bici_54436934205_51351706917_600_226

Uno de los escollos para el impulso del uso de la bicicleta en el Baix Llobregat ha sido la falta de una conexión segura con Barcelona. Y el carril bici que unirá la Avenida Diagonal con Esplugues de Llobregat es una de las medidas estrella del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para incrementar los desplazamientos limpios y mejorar la calidad del aire en la comarca, una de las zonas más contaminadas de Catalunya. Sin embargo, el proyecto avanza con gran lentitud y apenas logra concretar calendario y reparto de la financiación. El organismo supramunicipal sitúa ahora el estreno en 2017, pese a que en la presentación en diciembre de 2014 se anunció la entrada en funcionamiento para finales de este año. 

El pleno del AMB ha aprobado esta semana el proyecto de la vía, que implicará una pasarela por encima del ramal de incorporación a la ronda de Dalt, en la salida 11. La práctica totalidad del nuevo tramo de carril bici discurrirá al margen de la calzada con un sistema de construcción poco agresivo, de manera que en vía quede bien integrado y al mismo tiempo ofrezca garantías de seguridad.

“Es una obra no muy complicada pero importante, porque se hace un paso por encima de la salida de la Diagonal hacia el cinturón del litoral”, explica el vicepresidente de Transporte y Movilidad del AMB, Antoni Poveda. Tras su aprobación, el proyecto pasa al período de exposición pública, durante el cual se pueden presentar alegaciones, y a continuación se procederá a la licitación mediante el concurso público correspondiente. Poveda detalla que, en paralelo, la institución supramunicipal y los ayuntamientos de Barcelona y Esplugues trabajan en un acuerdo de financiación para las obras, presupuestadas en unos 880.000 euros.

Recorridos “amables” para ir en bici en el Baix Llobregat
El director de Servicios de Movilidad Sostenible del AMB, Carles Conill, destaca que esta actuación se enmarca en un plan más amplio para impulsar el uso de la bicicleta en la ribera del Llobregat y en el resto de municipios metropolitanos, centrado en hacer que la circulación sea más segura y “amable”.

En este sentido, los técnicos del ente están trabajado en un plan que identifique los puntos conflictivos para la conectividad en bici de las diferentes localidades de la comarca, para después proceder a resolverlos uno a uno. “La red de vías adaptadas es importante, con más de 1.500 kilómetros de carril bici, pero la voluntad ahora es completar, mejorar y señalizar los puntos de enlace”, precisa Conill.

“Si en Barcelona hay un 2% o 3% de la población que circula en bicicleta, en ciudades colindantes como L’Hospitalet esta cifra cae hasta el 1%. En los municipios pequeños, como Castellbisbal o Sant Andreu de la Barca, esto es normal porque la gente se desplaza a pie, pero también es cierto que a quienes trabajan en los polígonos cercanos les podría resultar útil ir en bici”, apunta. En este sentido, indica que se está trabajando en un plan específico para las áreas industriales para solucionar los problemas de accesibilidad que muchas de ellos presentan actualmente.

Más proyectos
También está en fase de proyecto la implantación de carril bus y carril bici en la carretera C-245, en el tramo que pasa por Sant Boi de Llobregat, y su extensión en Viladecans y Gavà. El nuevo carril bici asociado permitirá, en su primera fase, circular en bicicleta con continuidad desde el límite de Viladecans hasta Cornellà, pasando por Sant Boi y Sant Joan Despí. Asimismo, entroncará con una serie de infraestructuras como la la plataforma de acceso al Parc Riu Llobregat, el espacio del río recuperado en los últimos años, y también el vado inundable entre Sant Boi y Sant Joan Despí, inaugurado en diciembre del 2013.  

Por otra parte, facilitará un mejor funcionamiento del transporte público en horas puntas, cuando esta vía está muy congestionada. Así, el objetivo es mejorar la velocidad comercial de los autobuses, reduciendo el tiempo del trayecto de los usuarios y, al mismo tiempo, permitiendo captar nuevos. También se prevé acondicionar tramos de carril bici entre Sant Joan Despí, Sant Feliu de Llobregat y Molins de Rei, o entre Cornellà y l’Hospitalet.

Objetivo: un aire más limpio
Todas estas iniciativas buscan mejorar la calidad ambiental del aire en el Baix Llobregat, una de las zonas geográficas de Catalunya con un mayor índice de contaminación. De hecho, hace un año la Comisión Europea dio un toque de atención al Estado para que resolviera esta situación, y le instó a reducir las emisiones industriales, las de vehículos y las de los sistemas de climatización doméstica, que originan estas partículas contaminantes y nocivas para la salud.

En 2013, un informe de Ecologistas en Acción alertaba de que el Baix Llobregat se encontraba en el Top 10 de zonas metropolitanas de España con peor calidad ambiental. 

Fuente: http://www.lavanguardia.com/local/baix-llobregat/20151005/54436933106/carril-bici-barcelona-esplugues-2017.html (Art. Marta Vergoñós Pascual).