6 vecinos de #Esplugues de Llobregat se enfrentan a 27 años de cárcel por protestar contra el #PlaCaufec

IMG_5721.PNG

Jofre, Jose, Arnau, Oriol, Joan y Miguel Ángel se enfrentan a una demanda fiscal total de 27 años de cárcel, 600 días de pena-multa (o 9.940 euros) y a 5.670 euros de indemnización por participar en la manifestación del 6 de octubre de 2007 «Paremos las máquinas», que protestaba contra el proyecto urbanístico Pla Caufec.

[ Font ] El 27, 28 y 29 de octubre se celebrará el juicio en la Ciudad de la Justicia de Barcelona. Convocan manifestación de solidaridad «Nadie en la cárcel por decir NO» el 18 de octubre de 2014. 17 horas. Ayuntamiento de Esplugues de Llobregat (Barcelona) Plaza Santa Magdalena, 5 – 6, Esplugues de Llobregat

El conflicto: el Pla Caufec

Vídeo Resumen TN Comarques, TV3. 26/05/2014

http://www.tv3.cat/videos/5098331/P…

En junio de 1991 el Ayuntamiento de Esplugues de Llobregat inicia la aprobación de un proyecto urbanístico que propone la modificación del Plan General Metropolitano de 1976 con el objetivo de soterrar las líneas eléctricas de alta tensión al pie de la montaña de Sant Pere Màrtir. El Plan incluye la urbanización de 40 hectáreas de terreno entre los barrios de Finestrelles y Can Vidalet, al pie de la sierra de Collserola. En 1993, la Dirección General de Urbanismo de la Generalitat señala diversas irregularidades jurídicas contenidas en el Pla Caufec. Después de años de reformulación del proyecto, la empresa Sacresa compra el proyecto y realiza una nueva versión del Pla Caufec que rebautiza como Porta Barcelona. Esta nueva versión del plan urbanístico planea 600 viviendas de alto standing, dos rascacielos de 105 metros de altura con su parque empresarial, un hotel de 4 estrellas y el centro comercial más grande de la cara norte de Barcelona. También se añaden dos equipamientos de gestión privada y 120 pisos declarados de protección por el Ayuntamiento. Según declaraciones de la alcaldesa de Esplugues y la empresa Sacresa en mayo de 2014, el proyecto se reactivará este otoño.

La oposición vecinal

La lucha contra el Pla Caufec se inicia el mismo día que las Asociaciones Vecinales tienen conocimiento del mismo. De 1991 a 2003 se realizó una oposición jurídico-administrativa liderada por la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos contra el Pla Caufec conformada por todas las asociaciones vecinales de Esplugues excepto dos. El modelo de acción en esta etapa busca el asesoramiento de arquitectos y urbanistas que plantean una oposición dialogada con el Ayuntamiento y las Consejerías Territoriales y busca la reducción del impacto urbanístico, paisajístico, ecológico y vial.

De 2004 a 2008 la lucha continuó con acciones en la calle. Después que el proyecto se redefina por la promotora Sacresa se consideran agotadas las negociaciones con los responsables políticos. Enric Giner, entonces gerente del Ayuntamiento y actualmente primer teniente de alcalde y portavoz, asegura que “no se rebajará un sólo metro” cuando las asociaciones vecinales aceptaban la construcción con una rebaja del límite edificable. Entonces el vecindario retoma la vía del recurso contencioso administrativo y hace una llamada a la movilización dada la previsión de un inicio inminente de las obras. Surgen distintos movimientos de carácter popular en la calle para difundir masivamente los postulados de esta Coordinadora de Asociaciones de Vecinos contraria al proyecto urbanístico.

“Detengamos las máquinas”. La manifestación clave.

Vídeo resumen de la manifestación del 6 de octubre de 2007: http://vimeo.com/35914530

El 6 de octubre de 2007 se realizó por primera vez una manifestación multitudinaria y popular en Esplugues, con la presencia de todo tipo de vecinos, muy distintos en edad y género, y con la participación de multitud de entidades sociales, como esplais y grupos scouts. A la manifestación fueron enviados un grupo de Mossos d’Esquadra, comandado por Jordi Arasa, tristemente famoso por ser condenado por los sucesos del 15M.

En un punto de la marcha, los manifestantes intentaron colgar una pancarta y los Mossos d’Esquadra no lo permitieron, esto provocó tensión entre las partes y una carga de los agentes que posteriormente han denunciado como lesiones. Más tarde, todos los asistentes de la movilización entraron a las obras del Pla Caufec, en tono festivo, desmontando las vallas perimetrales. El 6 de octubre de 2007 no hubo ninguna detención ni identificación.

¿Quién son los acusados? ¿De qué se les acusa?

Jofre, Jose, Arnau, Oriol, Joan y Miguel Ángel —que habían participado en anteriores actividades y movilizaciones contra este mismo proyecto— fueron acusados posteriormente por los Mossos d’Esquadra de los delitos de desorden público, daños y lesiones. Son 6 vecinos de Esplugues de Llobregat, muy conocidos en la ciudad por haber formado parte de grupos scouts, esplais y distintas entidades de cultura popular. Desde hace 10 años son organizadores activos de las Fiestas Populares y han participado en distintas plataformas vecinales reivindicativas. Sus movilizaciones siempre han estado enmarcadas dentro de la desobediencia civil no-violenta.

Las demandas fiscales por los delitos que se les imputa pueden comportar un ingreso a prisión de hasta 2 años y 3 meses. Pero hay que tener en cuenta que el juicio de finales de octubre no será el único. Hay un segundo juicio pendiente, sin fecha por el momento, en el cual 5 de los acusados (más 3 nuevos acusados) se enfrentan por acciones de protesta contra el proyecto urbanístico. La Policía Local les acusa de desorden público, atentado a la autoridad, daños y lesiones por la entrada en el Ayuntamiento en marzo de 2009 para denunciar el encarcelamiento de un miembro de la plataforma vecinal. La duplicidad de condenas conlleva automáticamente un ingreso a prisión.

Ni Muts ni a la Gàbia (Ni Mudos ni Enjaulados), ¿por qué continuamos protestando?

En estos 20 años de oposición popular al Pla Caufec han estado múltiples los actos, las actividades, los argumentos y las acciones que se han realizado. El resultado siempre ha sido el mismo: el choque contra un muro administrativo —el Ayuntamiento ha sido uno de los principales promotores del proyecto— y un conjunto de condenas y sanciones jurídicas. Pero la represión a la oposición al Pla Caufec ha dado un paso al frente: actualmente hay 9 vecinos del pueblo pendientes de dos juicios penales, 6 de los cuales tienen una amenaza real de entrar en prisión. 9 vecinos del pueblo escogidos a dedo entre las más de 1.000 personas que participaron en la manifestación del día 7 de noviembre de 2007 y de las 300 de la concentración del día 18 de marzo de 2009 delante del Ayuntamiento. Recordamos que nunca hubo identificaciones ni detenciones en estos dos actos de protesta.

Anaïs Franquesa, una de las abogadas de los encausados, afirma que “estamos delante de la criminalización de unas personas, las más visibles, las que siempre salen hablando en la prensa”, persecución que “se ve claramente en los atestados”. Franquesa sostiene que “el riesgo real de cárcel no es por unos supuestos altercados o desórdenes, sino por salir a la calle a manifestarse: lo que se persigue es la disidencia”.

El grupo antirrepresivo de apoyo a los encausados, denominado Ni Muts ni a la Gàbia, reivindica el “legítimo derecho a la protesta” y denuncia la criminalización de un conflicto político que no se puede tratar penalmente.

Todos los partidos políticos del consistorio han firmado una declaración en la que afirman que las condenas son desproporcionadas.

Declaración institucional Ayuntamiento Esplugues junio 2012