Menú Cerrar

2014: Precios al alza, salarios a la baja

images

El cerco se estrecha sobre las clases medias. Sueldos a la baja, precios e impuestos al alza, y algunos servicios básicos como la luz o los carburantes disparando sus costes mes a mes pese a la caída del consumo. El año que empieza acentuará este escenario. Pese a la proclamación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de 2014 como el año del “inicio de la recuperación”, los hogares notarán poco ese alivio en sus economías.

Salvo que forme parte de un consejo de administración de una empresa del Ibex, cuyos emolumentos crecen año a año en plena crisis, ningún grupo se librará de esta erosión salarial. El Gobierno ha querido mandar un mensaje ejemplar manteniendo el salario mínimo interprofesional (SMI) en 645,3 euros por segundo año consecutivo, ya que se congeló también en 2013.

Para los que tengan trabajo, las previsiones apuntan a una caída salarial de en torno a un punto, según las estimaciones basadas en los costes laborales, que llevan un año cayendo. La realidad laboral de muchos superará negativamente esas previsiones. Con la reforma laboral en la mano, las empresas que pasen dificultades financieras o estén al borde un expediente de regulación de empleo (ERE) podrán negociar o imponer rebajas salariales como contrapartida.

Los funcionarios ven congelado su sueldo por cuarto año consecutivo

En la función pública, los tres millones de funcionarios verán congelado su sueldo por cuarto año consecutivo. Los diez millones de jubilados lo tendrán solo un poco mejor: la subida general de las pensiones será del 0,25%, la cuarta parte de lo que lo hicieron en 2013. El aumento mensual apenas dará para tomar un café: por ejemplo, los pensionistas con cónyuge a cargo cobrarán 780,9 euros mensuales, dos euros más.

Aunque peor aún lo tendrán los parados. A medida que se prolonga la crisis, cada vez son más los de larga duración. Actualmente, hay 2,2 millones de desempleados que llevan dos años o más sin actividad y, por tanto, han agotado su prestación y, en el mejor de los casos, cobran el subsidio asistencial de 426 euros. En 2014, se incrementará ese trágico número. El propio Ministerio de Empleo reconoce esa realidad: la cuantía media de prestaciones se reducirá un 1,4% en 2014, de los 890 a los 877 euros mensuales.

El nuevo tijeretazo que sufrirán los ingresos de los asalariados, que Gobierno y patronal venden como un impulso a la competitividad de las empresas, tendrá como contraste un alza de los precios. La inflación general será moderada pero el IPC repuntará y se espera que ronde en 2014 el 0,9%, frente al 0,2% en que puede acabar 2013, según las previsiones de organismos como la Comisión Europea o Funcas.

La baja inflación no moderará los impuestos por la Ley de Desindexación.

Para desgracia de consumidores y contribuyentes, esa moderación en los precios no servirá para moderar los impuestos. Para evitar que estos no subieran si la inflación bajaba (como es previsible en un escenario de crisis), el Gobierno aprobó la Ley de Desindexación que desvincula servicios públicos, tasas e impuestos del IPC.

Libre de esa atadura, el Ministerio de Industria ha decidido por decreto ley una nueva subida de la luz, esta vez de un 2,3%. El Ministerio de Fomento sube los peajes de las autopistas y las Cercanías de Renfe casi un 2% aunque la peor parte de la lleva el Ministerio de Hacienda. Para 2014, ha prorrogado el recargo del IRPF con que inauguró la legislatura y que supuso un aumento del impuesto de entre el 0,75% y el 7%, según los ingresos. Debía acabar en 2013, pero se seguirá aplicando hasta 2015, año electoral, en el que se retirará.

El departamento de Cristóbal Montoro también ha prorrogado hasta 2015 la subida extraordinaria de los tipos del IBI de hasta un 10%. Los alcaldes tienen manos libres para aumentarlos hasta ese tope. Algunos, como los de Madrid, ya han aprovechado para anunciar un alza del 6,4%.

Ni siquiera 2014 supondrá un alivio para los que tengan una hipoteca. El euríbor, principal referencia de los préstamos hipotecarios, cerrará 2013 en el entorno del 0,54%, y la rebaja en una hipoteca media apenas se notará.

Fuente: elpais.com